Surrealismo en la oficina...