Amistades tóxicas.

Voy a hablar de una cosa que, a mí me ha sentado como asunto bastante espinoso para mí y para mi entorno.

En mi vida he tenido gente, que no ha tenido una cualidad humana, como para ser personas y del buen hacer como personas civilizadas.

Todos tenemos unas manías (unos más que otros), tenemos unas cualidades que son muy nuestras, unas cualidades que, no sabemos afrontar la vida como quisiéramos o como Dios (y ojo, porque respeto a los no creyentes que, espero que vean la luz el día del mañana) nos ha hecho que sintamos para ver lo que los unos a los otros tengamos.

He intentado por todos los medios ser una persona totalmente normal con ellos, pensando en el bien y en lo mejor que podía aún sabiendo que no he tenido unas cualidades perfectas para tener unas amistades que duren para siempre y, que sean personas con mejor ecuanimidad y familiaridad para tenerlos bajo buen pie y con el mejor amor posible para la posteridad (como hasta ahora y en el futuro).
No he tenido personas verdaderas. Sólo he tenido personas que, quisieron ver que eran verdaderas, pero no fueron nunca, de ningún modo. O no han tenido el afán de ser amistades verdaderas. O no quisieron serlas.

Creí que iría a tener personas que darían todo lo que yo no tenga...pero me equivoqué en todo lo que ellos ofrecieron de mí. Porque vi que ellos no dieron lo más sano para que uno fuese más feliz, como para darles a ellos la felicidad que se merecían. Felices entre todos.

Creí que iría a tener con ellos más cultura, más lenguaje para entenderlos, más sobriedad para vivir y seguir con ellos todo el tiempo que quisiera. Creí que darían por todo para que uno diese la misma moneda en el futuro, con un buen humor...buen amor...buen ver...todo eso.

He conocido bastante gente en Internet que, pensando en ellos, creía que irían a hacer buenas amistades duraderas. Amistades que, darían por todo, donde yo también les he dado de todo, miles de cosas, miles de enlaces, miles de buenos momentos, miles de sonrisas, miles de momentos para olvidar los problemas del trabajo, los problemas de la familia, los problemas de lo ajeno...todo eso.

No importaba que yo tuviese menos cultura que ellos. Lo que sí me molaba era, que todos ellos, hablasen de cosas que yo desconocía. O desconozca para preguntarles el cómo son estas cosas y las formas en las que salen de estas cosas. Pues es muy bonito hacerlo así antes de que yo haga nada. Más bonito y más sabio hacerlo de este modo, de esta forma.

Hoy en día, tengo muy pocas amistades que me mantienen desde hace muchísimos años. Gente que conozco en la Red y, que son gente que, trabajan incansablemente para hacer nuevos temas, nuevas cosas, nuevos asuntos. No sólo de Internet. He conocido gente que, manteniendo por ejemplo, en mi Facebook, pues gente y familiares que, también les sigo y me siguen para leernos mutuamente y, enterarnos de muchas cosas hoy en día que voy publicando a diario y encontrando miles de cosas diariamente. Tan buenas, sanas y mejores para todos.

Pero es bastante sano tener menos amistades verdaderas. Amistades que saben tus problemas. Amistades que conocen tus quehaceres, tanto en la vida real, como en la Red de redes como casa y en muchos lugares.

Gracias a Internet, que, como me muevo como pez en el agua, voy recogiendo, leyendo miles de cosas, mirando y buscando nuevos temas útiles, mirando nuevos aires, nuevos mundos, nuevas cosas que, jamás, en mi familia, ni en mis amistades anteriores me han contado, ni me han hecho que yo leyese. Desde la prensa, pasando por las ciencias y ecología, enterándome de la medicina...de todo, pero un poco de cada cosa.

Evidentemente, no he tenido unas personas que me hagan feliz y, que me ayuden para ayudarles en lo bueno y en lo malo, en la enfermedad y en la curación, en las tristezas y en las alegrías, en el amor y en los desamores, en la paz y en evitar la guerra. Todo eso.
Mi comentario es, que nunca he tenido personas que te miren bien a tus espaldas y a tus ojos, sólo para tener más felicidad y más familiaridad. Y sobre todo, ser mucho más sinceros en todo momento.

No creo que yo tenga más gente y amigos que los que tengo (son muy pocos los que tengo y son de muy buena gente). No tengo más que gente que saben mis problemas, gente que aguantan mis cosas, gente que aguantan mis pasiones, gente que conoce mis gustos, mis placeres, gente que conocen mis virtudes...todo eso. Gente que saben que yo les ayudo en muchas cosas que no han sabido resolver. Gente que sabe aguantar mis manías...

Yo sé, que mi corazón va a estar para unas pocas personas mientras envejezca. No creo que tenga a alguien más que quisiera tener mejores momentos más placenteros y más justos para todos y,...para el resto de los momentos de mi familia que me quedan con ellos estos años.

Justamente, para decirlo todo esto, porque me quedan 7 meses para cumplir mi medio siglo que tengo de vida. Y de lo que me queda, porque prefiero y quiero morirme de viejo.

Yo sólo voy a decir una cosa: sólo yo, nadie más, conozco muy bien cuando y cómo me voy a morir. Sólo y, la única respuesta es el de arriba (ya dije lo de Dios, que respeto a quiénes sean ateas, pues dejo a ellos sus criterios, porque ellos verán la luz el día del mañana).

Muchas gracias.

Comentarios