Vista y oídos

Cuando estuve de gestación, al 15º día, se me infectó de rubeola.

Mis enfermedades que tengo actualmente, son 2:

1º) Vista. Al nacer, se me detectó que tenía un ojo ciego y otro con visión. A los 2 meses de nacimiento, ya los dos ojos, ciego total. Pero tuve la suerte de haber sido operado por el catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela. Quién me operó fue Manuel Sánchez Salorio (Con Barraquer no, porque era una tontería, puesto que lo puede hacer cualquiera y más cercano), que me dio la suerte de poder ver con resto visual con un pequeño resto de catarata congénita. Y hasta hoy en día, dicha visión, ni ha cambiado desde que era niño. Claro, que tengo gafas, con unos cristales muy gruesos (UF! si contara que son más de 10 Dioptrías…).

Bueno, como ya digo, las operaciones para mi problema, se podrían solventar sustituyendo las lentes intraoculares por, o bien, añadiendo gel a la bolsa cristalina, o bien, quitando las lentes intraoculares y poner otras lentes artificiales (o más bien, de un animal). Pero, no están aún perfeccionadas, ni tampoco, pueden representar una mejoría. O que, no darían los resultados perfectos para solventar una vez por todas este problema visual.

2º) Oídos. De los oídos, no tengo nada de nada. Es decir, que tanto los tímpanos, como los huesecillos y todas las partes de los 2 oídos, no tienen nada. Están sanos. El problema de la sordera, es del cerebro. Más bien, del nervio auditivo central.

Como iba diciendo de la audición (y es una pérdida bastante grande), pues tengo hipoacusia bilateral severa.

Según todas las informaciones que voy recibiendo todos los días, para mi caso, podría ser solucionable con la implantación de células madre (en ello están unos cuantos científicos que están probando con ratones, y parece que hay ya resultados favorables. Puesto que, recuperan la audición). Pero esto, no lo podemos saber aún, porque tienen que probar más con otros animales antes de probar con humanos). Puesto que, he sido tratado con otorrinos, y todos nos dicen lo mismo, que mi sordera no son de los oídos (suerte tengo, que están sanos, no tienen nada).

Entretanto, he de decir, que no tengo la pura suerte de poder ver como cualquier otra persona. Ahora mismo, estoy escribiendo, pero con las gafas algo alejadas para poder leer la letra pequeña (si es muy pequeña, bien saco las gafas de la nariz y alejando un poco, consigo ver la letra bastante más pequeña), y lo hago, apoyando uno de los reposaderos de las gafas, en medio de la nariz, y a una distancia de 4,5 centímetros, con una distancia lejana al monitor de 44 centímetros (de ojo a pantalla).

Como se puede ver, que no tengo una visión perfecta, sí veo, pero no como cualquier otra persona que tengo a mi lado, ni como mis padres o hermanos que tengo. Puesto que, ellos tienen más visión. Tienen sus cristalinos sanos y naturales.

También he de decir, que los colores los veo como cualquier persona (no tengo alteración de color en lo visual. Para nada). Pero sólo tengo las manchas que están en los cristalinos (o lentes intraoculares), y son plenamente fijas. Dichas manchas, las veo a cualquier distancia, sin gafas, con gafas, alejando las gafas para poder leer, etc.

Como veis, no tengo mucha visión, pero sí tengo una suerte para poder ver y tener una visión que me permita determinar qué bulto, qué persona, qué cosa tenga por delante. Incluso, puedo ver cualquier luz muy pequeña (pero como ya dije, que veo las manchas de las cataratas al pasar cualquier fuente de luz que tenga por delante. Eso sí, sin gafas).

Yo tengo muchas razones para pensar que, sí que existen soluciones. Pero no sé, ni cuándo se puedan tener ya a mano para que, en mí, pueda tener una visión como cualquier otra persona y una audición como una persona normal. Pero ésto, no lo puedo decir yo, lo puede decir un médico.

También decir, que, en mi caso, tuve soplo cardíaco. Pero ésto, fue, que tuve un ‘Ductus arterioso’, que me llevó ya 29 años y 4 meses en vilo con dicho soplo. Si justamente, hace 11 años y 7 meses que se me operó, no hubiera hecho dicha operación, ahora mismo, podría tener una calidad de vida ínfima, y a lo mejor, ya en unos años, podría morir.

Pero ésto no pasó, y tengo una gran calidad de vida que me permite llevarla como cualquiera, no tengo alteraciones coronarias, no tengo taquicardias, ni tengo problemas coronarios de ningún tipo. Tengo una suerte, que ni he tenido infartos, ni he tenido problemas cardíacos en toda mi vida (tan sólo, el soplo, pero nada más que eso).

He de reconocer, que sigo vivo, sigo con el mundo (con pocos amigos buenos que tengo). Mi vida ha sido siempre limitada, porque tuve que escolarizarme siempre con profesores en casa en vez de hacerlo en un colegio (tan sólo, estuve un año en el Centro de Recursos Educativos Santiago-Apóstol de la ONCE). Y aquí, viviendo con mis padres (no por culpa mía, ni nada. Ni mucho menos de mis padres. Es culpa de mi trabajo y de esta sucia sociedad que tenemos (la verdad, que en esta vida, no he tenido muy buenos amigos, por cierto) ).

Así estoy. Podría contarlo algo más largo, pero lo haría en otro momento.

Slds…

Comentarios